Pan in Japan: Shinkansen, Ramen to Onsen. Día 3: El Tokyo Friki

by - junio 02, 2020

ESTO TAMBIÉN ES TOKYO, YAMERU やめる

Tras introducir a Fer en el arte del desayuno a base de onigiris y bebidas calientes de los estantes decidimos que era el día perfecto para activar nuestro JRPass. Para los conocedores del interrail europeo este tipo de billete les será familiar, es un billete que te permite coger todos los trenes que quieras (de la compañía Japan Rail) durante un número consecutivo de días. La gran diferencia más importante es que el JRPass te permite coger trenes de alta velocidad. Hay pase de 7, 14 y 21 días que vienen a costar (a precios de Mayo 2020): 249€, 397€ y 507€, respectivamente. Caro,¿ no? Bastante relativo considerando que un billete de ida Tokyo-Kyoto ya te sale por unos 120€ y que con el JRPass puedes moverte por todo el país durante el tiempo que elijas. Además, algunas líneas de cercanías de Tokyo están cubiertas por el JRPass por lo que podría salir a cuenta incluso para una escapada i/v a Kyoto. El billete solo existe para no residentes en Japón y se puede comprar online, en oficinas en el extranjero autorizadas para su venta y en oficinas en Japón. Conviene echar un ojo a la web oficial del JRPass donde viene bastante información al respecto y comparar precios ya que puede haber importantes diferencias de hacerlo de una manera u otra. Una vez comprado siempre tienes que canjearlo y activarlo en las oficinas japonesas. Nosotros fuimos a la estación central de Tokyo para ello.


Fer a las puertas de la estación central

La estación central de Tokyo es una locura de gente, andenes, oficinas y tiendas, bien merece una visita ya solo por ver el ambiente y todo lo que puedes encontrar. Tuvimos suerte y no había mucha cola en la oficina y pudimos canjear el cupón de compra por el billete real. También reservamos asiento en nuestro primer trayecto que sería al día siguiente a Kanazawa. Con el JRPass además está incluida la posibilidad de reserva de asiento (aunque hay trenes en los que no es posible) o ir a la salida y entrar en los vagones sin reserva (que pueden estar llenos). Si va a ser un trayecto largo recomiendo que reserves.

La reserva de asiento (arriba) y el JRPass


El día había amanecido bastante nublado y en la previsión daban posibilidad de lluvias durante todo el día. Así que decidimos adentrarnos en el mundo friki e ir hasta el centro comercial de Nakano Broadway donde hay todo tipo de tiendas enfocadas a los Otaku, como tiendas de figuritas de mangas, comics, posters, etc etc. Aprovechando el JRPass cogimos la Chuo Line hasta Nakano y allí hay que caminar unos 5 minutos hasta el centro comercial a través de un pasaje comercial con tiendas y restaurantes. Nakano Broadway tiene varios pisos y más o menos están algo organizados según tipo de tiendas pero hay mucho de todo en todos los pisos. La pena fue que era Domingo y además festivo con lo que muchas de las tiendas estaban cerradas. Aún así pudimos visitar unas cuantas y absorber un poco de la cultura frikil. Para comer decidimos dar una vuelta por el barrio y la verdad que nos llamó la atención la abrumadora cantidad de carteles. Al final tras un par de vueltas decidimos estirar el bolsillo y darnos un capricho probando el yakiniku, la famosa barbacoa japonesa. Nos decidimos por dos cortes diferentes de carne pero ambos de ternera Wagyu: Harami (falda) y lomo. La verdad que la carne estaba espectacular y la cantidad de veteado (o marmoleo) era algo que no había visto nunca. Altamente recomendable si eres un carnívoro. La carne la cocinas tu al punto que quieras ya que la plancha la tienes en la mesa, así que además de degustar es toda una experiencia. Eso sí, si quieres llenarte prepara el bolsillo. Tienes el restaurante al que fuimos en el mapa del final.

Pasaje Comercial Nakano


Callejuelas de alrededor

Yakiniku listo para ser cocinado e ingerido


No olvides que si necesitas un seguro para viajar a Japón puedes hacerlo a través de Mondo con un 5% de descuento pinchando aquí por ser lector de este blog.  

 
Pese a que el cielo seguía de un gris plomizo no había llovido y para pasear la comida volvimos hacia el centro de la ciudad. Para no cambiar de temática decidimos ir hasta el barrio de Akihabara pero parando una estación antes y así dar un paseo. Sin haberlo planeado nos encontramos con el Yushima Sheido, un templo confuciano del periodo Edo. No es algo imprescindible de visitar pero si estás por la zona el paseo es agradable. Dejando a Confucio atrás nos adentramos en la locura del barrio de Akihabra, con sus maids café, tiendas anime, cafés temáticos y miles de jóvenes enfundados en todo tipo de atuendos y colores. Sin duda es un barrio que no te puedes perder y que como la mayoría de Tokyo lo mejor es perderte por sus calles e ir entrando en los estrambóticos comercios. Aquí voy a recomendar dos a los que fuimos (los tienes marcados en el mapa): uno es el sex shop de 7 plantas llamado M´s y otro un local de arcades y videoconsolas retro llamado Super Potato. Pero como he dicho antes, lo mejor es perderse y entrar en lo que te llame la atención.

Templo Confuciano

Confucio

Akihabara

Volviendo ya de noche hasta el albergue vimos que la calle principal de Ginza estaba cortado al tráfico y pasear por esa avenida de asfalto la verdad que fue curioso. Para cenar quedamos con un viejo amigo que coincidencias de la vida estaba por Tokyo todo el mes haciendo un curso de japonés. Fuimos a un restaurante famoso por sus gyozas (Gyoza no Fukuho, lo puedes ver en el mapa del final), o empanadillas al estilo japonés derivadas del jiaozi chino en el barrio de Shinjuku. Se trata de un restaurante bastante de moda por lo que estaba bastante lleno. Había que apuntarse en una lista en la puerta y luego te iban llamando según se liberaran asientos (que podían ser en barra o mesa). eso sí, atento a su pronunciación porque si no contestas te saltan rápido. Un truquillo es escribir tu nombre en katakana (uno de los silabarios japoneses) y así no se atascarán. Para cenar, además de unas exquisitas Gyozas, pedimos un poco de pepino con una salsa espectacular y tofu con otra salsa que también estaba genial. Comer las Gyozas tiene su pequeño ritual. Te las servirán con un plato pequeño en donde deberás mezclar la salsa donde las vas a mojar. La salsa se hace mezclando vinagre de arroz y salsa de soja (que generalmente viene ya mezclada con aceite de sésamo), lo normal es una proporción 1:1. Puedes añadir también un poco de rayuu (aceite de chili) si quieres darle un punch a la salsa. Coge la gyoza con los palillos, mójala en la salsa por el lado blandito y cómela de un bocado. Cuando empieces no podrás parar.

Un Ginza nocturno sin coches

Los entrantes

Las Gyozas

Para bajar la comilona dimos un paseo por el barrio de Shinjuku hasta que la lluvia hizo aparición y nos cobijamos en un pub gay de la zona, el Eagle Tokyo. La verdad que choca ver otra contradicción más de la cultura japonesa. Al parecer, la comunidad LGBT está bastante silenciada y pese a que parece que la sociedad nipona se está abriendo poco a poco el matrimonio homosexual aún no es legal (aunque sí se reconocen parejas de hecho en ciertos municipios). Digo contradicción porque después de ver un sex shop de 7 plantas con todo tipo de artículos, la sexualización y feminización en los maids cafés, los hentai, etc. pues parece mentira que esa supuesta apertura sexual no lo sea en todos los ámbitos. Eso sí, el bar bien podría estar en chueca. Volvimos para la estación de metro antes de que cerraran. En la mayoría de estaciones hay unas barreras protectoras entre el andén y la vía que se abren al llegar el tren, pues bien, yo sin darme cuenta que Fer se había quedado atrás me metí en el vagón y cuando eché la vista hacia atrás la puerta estaba ya pitando y cerrándose. Fer en vez de esperar se abalanzó y consiguió cruzar no sin antes tener que luchar con las susodichas puertas que le pegaron un buen susto y un golpe en el pie.

Algunos ya lo sabéis y me seguisteis en su momento, pero para el nuevo lector dejo aquí un enlace con mis stories de Instagram de estos días que hice en su momento. Iré pegando enlaces cuando lleguen los sucesivos días, así que no os spoileéis.



Mapa del Viaje (Itinerario, restaurantes, alojamientos, pubs, lugares de interés)
En este mapa podrás encontrar todos los lugares de los que hablo y localizarlos en el mapa. Para disfrutar en su totalidad recomiendo abrirlo en página completa donde podrás elegir las capas que quieras y así te será más fácil navegar por él.



Itinerario 

Pinchando en ellos accederás al capítulo correspondiente del diario de viaje.

Introducción y Prólogo
Día 1. Tokyo
Día 2. Tokyo
Día 3. Tokyo
Día 4. Tokyo-Kanazawa
Día 5. Kanazawa-Kurobe-Kanazawa
Día 6. Kanazawa-Kyoto
Día 7. Kyoto-Miyajima-Hiroshima-Fukuoka
Día 8. Fukuoka
Día 9. Fukuoka-Osaka
Día 10. Osaka-Nara-Kyoto
Día 11. Kyoto
Día 12. Kyoto
Día 13. Kyoto-Gora
Día 14. Gora-Hakone-Gora
Día 15. Gora-Tokyo
Día 16. Tokyo
Dia 17. Tokyo-París-Dublín

You May Also Like

2 comments

  1. Genial! Es como estar allí... Buena crónica.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por seguir el diario, me alegro que te transporte aunque sea en pensamiento. Esperemos que pronto se pueda ir para allá otra vez

    ResponderEliminar