Pan in Japan: Shinkansen, Ramen to Onsen. Día 9: Fukuoka-Osaka

by - noviembre 04, 2020

DE VUELTA A HONSHU

 Antes de ir hasta la estación para coger nuestro Shinkansen hasta Osaka, decidimos dar un paseo, mochilones incluidos, hasta el templo de Tochoji. Es un templo budista con una pagoda de 5 plantas y otros dos edificios. Uno de ellos contiene el gran buda de Fukuoka, el buda sentado más grande de Japón (con algo más de 10 metros), pero no pudimos verlo ya que estaba cerrado. Caminamos hasta la estación de tren y allí como siempre fuimos a comprar nuestro desayuno para comer en el tren. Puntual, como no podía ser de otra manera, ocupamos nuestros asientos y tras recorrer 612km en dos horas y media llegaríamos a nuestro destino: Osaka.

La pagoda de cinco pisos en el templo Tochoji
 Nuestro albergue (Honjin Hostel) se encontraba al lado de la estación de Tamatsukuri, así que nos toco pillar un par de enlaces para llegar hasta allí. Uno de los trenes se trataba de un tren Hello Kitty, así que tocó la foto de rigor. El albergue era bastante tradicional, con habitación tradicional japonesa y por supuesto calzado fuera nada más llegar a la recepción, en donde te daban unas chanclas. En una de estas de mochila arriba y mochila abajo durante el trayecto, se me olvidó meter la cámara en su funda con el resultado que la tapa del objetivo debió golpear algo y perderse por el camino. Así que estuve echando un ojo por internet a ver si nos pillaba alguna tienda de fotos de camino. Hicimos parada en la estación de Tennoji y de allí buscamos la tienda de fotos en un centro comercial cercano. La verdad que nos costó un poco pero dimos con ella y pude comprar la tapa. La zona, según leí luego por internet, tiene mala fama pero que había mejorado en los últimos años. No vimos nada sórdido ni nos pareció fuera de lo que habíamos visto en otras ciudades japonesas. Supongo que el nivel de zona mala en Japón es bastante diferente al que tenemos en Europa y no te quiero ni contar al que tengan en Sudamérica o Centroamérica. Simplemente una zona de avenidas grandes, oficinas, tiendas y mucha gente. Igual por la noche cambia la percepción, pero a plena luz del día da la impresión de un barrio concurrido. Además había mucha gente joven y hasta varios grupillos tocando y bailando en los pasos elevados que conectaban los edificios. Y es que, por si no os habéis dado cuenta al leer, no es fácil encontrar tiendas o lugares específicos solo con google maps. Los pisos, pasos elevados, callejuelas internas y mil cosas hacen que, en barrios tan concurridos, tengas que dar mil vueltas para encontrar el lugar que buscas.

Hello Kitty Rulz!

Tennoji

Nuestra siguiente parada fue Sennichimae Doguyasuji a pocos metros de la estación de Nanba (que es otra locura de estación con conexiones y pasillos kilométricos). Sennichimae es una callejuela de tiendas y restaurantes atestada de gente. Pero esto no es nada nuevo en Osaka, ya al bajar de la estación nos percatamos que ya no estábamos en las tranquilas Fukuoka o Kanazawa. Siguiendo por la callejuela llegamos hasta el mercado de Kuromon, parada obligatoria para comer algo. Nos decantamos por una brochetas de panceta y otras de patas de cangrejo gigante japonés. La verdad que deliciosas ambas. Nos entretuvimos bastante entre puestecillos viendo todo tipo de comida y fuimos catando alguna que otra cosilla. Principalmente se trataba de pescado/marisco.
 

No olvides que si necesitas un seguro para viajar a Japón puedes hacerlo a través de Mondo con un 5% de descuento pinchando aquí por ser lector de este blog. 

 

Sennichimae Doguyasuji

Kuromon Market

Kuromon Market


Nuestras viandas

La noche se nos había echado encima y qué mejor momento para echar un ojo a la iluminación de la ciudad desde las alturas. Nosotros nos decantamos por la noria gigante de Tempozan en Osakako. Pese a que vimos bastante cola, luego nos dimos cuenta que solo era para ir en uno de los carros especiales que debían tener el suelo de cristal. Para los normales no tuvimos que esperar y encima estuvimos solos dentro de uno. La noria es un buen armatoste de más de 100 metros de diámetro y las buenas vistas estaban aseguradas. El viaje duró unos 15 minutos y en mi opinión mereció la pena disfrutar del amasijo de luces frente a la bahía de Osaka. Quizás la opción de las vistas con la luz del día en la bahía también puede ser una opción a considerar pero la nocturna mereció los 800 yenes de la entrada. Además, la noria se ilumina de colores que a veces tienen mensajes o incluso sirven de parte meteorológico para el día siguiente. En la zona también hay un acuario y un "pueblo pesquero" que tienen pinta de atrapa turistas, pero tampoco investigamos mucho.
 

Noria gigante Tempozan

Vistas desde la noria

De allí volvimos la centro y salimos a Mido suji en la estación Hommachi. Para nuestra sorpresa la calle ya tenía la iluminación de navidad, lo que hizo que el paseo hasta el famoso Dotonbori fuera de los más agradable. Ya cerca del Dotonbori, para quien no lo conozca es el barrio de la imagen típica de Osaka, una larga avenida por la que cruza un canal y que en los alrededores hay todo tipo de restaurantes y tiendas con excelsa iluminación. Quizás la imagen más icónica de la zona sea un cangrejo gigante japonés en una de las paredes de la zona. Sin duda es una zona a visitar y eso se nota por la cantidad de gente que hay por todos los lados y las colas inmensas para comprar en algunos de los puestecillos o esperar a tener sitio en algunos restaurantes. Dotonbori es un como un ataque continuo de luz y gente, no apto para los que buscan tranquilidad. 
 

Mido suji iluminada

Llegando a Dotonbori

Canal de Dotonbori

Gente y luces a gogó

Decidimos volver a la zona del albergue a buscar algún sitio para comer y es que los precios por Dotonbori pese a no ser muy excesivos sí eran caros en comparación con lo que habíamos visto. Nos costó encontrar algo abierto pero finalmente dimos en el clavo. Un izakaya llamado Yataiya Tamatsukuri que era bastante grande y con una carta extensa. Al final nos decidimos por una ración de sepia rebozada y el famoso Okonomiyaki. Es una especie de tortita salada con un montón de vegetales y que se cocina a la plancha y sobre la que siempre va una salsa típica. Sin duda es un buen plato, muy sabroso y que llena bastante, así que no apto para estómagos débiles. Lo mejor tras haber comido esa ingente cantidad de comida hubiera sido un paseo, pero me empezó a doler la garganta y decidí ir a la habitación a tomarme un ibuprofeno y esperar a Fer. Cuando llegó nos despedimos ya que él cogía ya el avión de vuelta a España y a mi me quedaba aún una semana más por tierras niponas. Ya se lo he dicho en persona mil veces, pero quiero que quede también constancia por aquí. Mil gracias por animarte a venir a última hora, señor Fer y mil gracias por esos momentos inolvidables de nuestra aventura japonesa.
 
Okonomiyaki en todo su esplendor


Mapa del Viaje (Itinerario, restaurantes, alojamientos, pubs, lugares de interés)
En este mapa podrás encontrar todos los lugares de los que hablo y localizarlos en el mapa. Para disfrutar en su totalidad recomiendo abrirlo en página completa donde podrás elegir las capas que quieras y así te será más fácil navegar por él. 

 
 

You May Also Like

0 comments