Pan in Japan: Shinkansen, Ramen to Onsen. Día 11: Kyoto

by - enero 19, 2021

KYOTO BAJO LA LLUVIA

El día amaneció lluvioso así que decidí tomarme las cosas con calma. Tras una ducha me acerqué a un combini cercano para comprar algo de desayunar y volví al albergue. Allí un poco de cháchara con la gente que estaba y preguntando planes para hacer en un día así. Como la mayoría de puntos turísticos en Kyoto son templos y otros lugares al aire libre la mejor opción bajo la lluvia es visitar museos, mercados y centros comerciales. Mientras decidía qué hacer vi que era buen momento para reservar los trenes bala de los próximos días, así que me acerqué a la estación central.


Kyoto

Una vez reservados los trenes me quedé un rato paseando por la enorme estación de Kyoto y por la tienda Yodobashi de en frente, y es que estaba cayendo una buena. Pero al cabo de un rato el cielo empezó a despejarse y el ansiado sol salió (y para muestra la foto anterior). De vuelta al albergue para coger la cámara decidí parar en el templo Higashi-Honganji, muy cerquita de la estación y bastante bonito. Se trata de un templo budista con tres estructuras bastante impresionantes, siendo el hall del fundador una de las estructuras de madera más grandes del mundo y la puerta una bella estructura de dos pisos con más de 50mil tejas. También destaca la fuente con una preciosa escultura de un dragón. Parada técnica en el albergue y el cielo se volvió a nublar, el cielo seguía amenazando lluvia.
 

Hall del fundador

Puerta del fundador

Fuente dragón
 
Al final decidí ir a visitar el mercado de Nishiki. Se trata de una calle techada de unos 5 bloques de largo y donde encontrarás todo tipo de comida. Se encuentra en una calle paralela a la abarrotada avenida Shijo. Pero no solo la calle contiene tiendas y enseres, en los alrededores también se encuentran tiendas y comercios de todo tipo. Así que es un buen lugar para perderse, curiosear e ir probando. La zona estaba bastante llena, no solo de turistas, que también, sino de lugareños. Como iba sin prisa pude pararme casi en cada puestecillo intentando averiguar qué era cada cosa, a veces con éxito otras veces lo dejé a mi imaginación. La gazuza empezaba a hacer aparición y ante tanta oferta se hizo difícil decidir, al final me decidí por varios tipos de brochetas. Después de un te con leche caliente de máquina fui en búsqueda del postre y no muy lejos del mercado encontré una pastelería imitación de los famosas tartas de queso Pablo, que como en Kyoto no tienen tienda pues me tuve que conformar. Estaba rico pero tenía mejor pinta de lo que al final me supo.
 
 
Nishiki Market

El ambiente en el mercado

¿Alguien sabe identificar todo esto?

Tartaleta de queso
 

Ya con el estómago del postre lleno era hora de continuar y por suerte no estaba lloviendo, así que no dudé en cruzar el río Kamo para adentrarme en el distrito de las Geishas por Hanamikoji street. Es una calle preciosa con antiguas tiendas de té, maikos y geishas aún pasean por la zona. Aunque yo no tuve la suerte de cruzarme con ninguna creo que no fue muy difícil imaginarlas ya que el ambiente hacía el resto. Eso sí, en varias zonas está prohibido hacer fotos. Continué mi paseo hasta el santuario de Yasaka donde también paseé cerca del de Bigozensha. La zona es muy bonita con esos colores naranjas y blanco de las puertas, la madera de los santuarios e infinidad de jardincitos. Caminando un poco más llegué hasta el parque Murayama, famoso por sus cerezos en flor durante el Sakura, pero que incluso en otoño no desmerece una visita por lo bien cuidado que está y el juego visual que da el estanque.
 

No olvides que si necesitas un seguro para viajar a Japón puedes hacerlo a través de Mondo con un 5% de descuento pinchando aquí por ser lector de este blog. 

 

Cruzando el río Kamo

Puerta del santuario Yasaka

Interior complejo Yasaka

Parque Maruyama

No muy lejos se encontraba el templo de Chion-in, el templo principal de la secta Jodo del budismo japonés. Destaca su puerta de entrada, la puerta de madera más grande de Japón. Tras una buena tanda de escaleras se llega al complejo donde se encuentran varios vestíbulos como el de Miedo y el de Amidado. La zona estaba bastante tranquila y estar tranquilo en un templo en Kyoto es algo que ni cotiza, la sensación de tranquilidad es absoluta rodeado de la vegetación y esos bloques de madera de cientos de años. Saciado mi nivel de relajación continué por Nene-np-michi hasta nineizaka y sanneizaka donde ya la tranquilidad se vio truncada por las hordas de turistas. Empezó a chispear un poco y luego a llover, por suerte estaba al ladito de la tienda Ghibli de la zona así que no fue mal lugar para esperar a que escampara.

 

Puerta Chion-in

Desde arriba del Chion-in

Complejo Chion-in
Turistas everywhere

Totoro rey del bosque y seguro ante la lluvia

Cuando hubo escampado fui hasta mi última visita del día, el famoso y precioso templo de Kiyomizu-dera o templo del agua pura (por el agua procedente de la cascada de Otowa en el complejo). Entrando por la blanca y naranja puerta de Nio mon la luz exterior empezó a adquirir unas tonalidades grises y anaranjadas que la verdad son el sueño de cualquier fotógrafo. Pero no todo iban a ser buenas noticias. El vestíbulo principal (Hon do) estaba completamente andamiado y cerrado ya que estaban cambiando el techambre del mismo. Así que otra excusa para volver a Kyoto en cuanto se pueda. Pese a no poder visitar el Hon do ni su famosa balconada, la visita al complejo mereció la pena por las vistas de la ciudad, la montaña y la pagoda Koyasu desde otros puntos. 

 

Nio mon y Sai mon (Puertas Kiyomizudera)

Nio-mon

Kyoto desde Kiyomizudera

Pagoda Koyasu

Luz y color en Kiyomizudera
La noche acechaba y el cansancio también. Hora de volver al albergue dando un paseo. Una vez allí, descansé un rato, repasé las fotos, leí y charlé con la gente que iba entrando y saliendo. Antes de ir a planchar la oreja tocaba cenar y por no comerme mucho la cabeza pregunté en el albergue y me recomendaron un lugar cercano bastante tradicional. El restaurante se llama Uo Masa y la verdad que sí se veía bastante tradicional. Como era ya algo tarde no había mucha gente, solo una mesa de ejecutivos sobre el tatami que ya llevaban unos sakes de más por el volumen de sus conversaciones. Me senté en la barra y me sacaron un menú en inglés que agradecí. Me decanté por un menú con tempura, ensaladas, arroz y sopa miso. La tempura me la prepararon delante de mis narices y ver el ritual de cómo preparan la masa, mojan las verduras y langostinos y las fríen es como estar en un programa de cocina en directo. Yo lo disfruté como un niño pequeño. La comida estaba bastante rica y a muy buen precio. Sin ser nada pretencioso o espectacular sin duda si estás por la zona es un sitio recomendable, pero es que en Japón es complicado encontrar algún restaurante no recomendable. 

 

Cena en Uo Masa

Mapa del Viaje (Itinerario, restaurantes, alojamientos, pubs, lugares de interés)
En este mapa podrás encontrar todos los lugares de los que hablo y localizarlos en el mapa. Para disfrutar en su totalidad recomiendo abrirlo en página completa donde podrás elegir las capas que quieras y así te será más fácil navegar por él. 

 
 

You May Also Like

0 comments