Por Osiris y Por Apis II

by - octubre 10, 2021

 Día 2. Abu Simbel, Philae, Edfu

La gente va hasta Aswan principalmente porque es la ciudad más cercana los templos de Abu Simbel. Lo de cercano entre comillas porque son casi 300km los que los separan. Para llegar hasta allí los turistas deben contratar un vehículo privado o un tour con alguna agencia, no nos dejan ir en transporte público hasta allí. Nosotros contratamos un tour hasta los templos, ida y vuelta parando en el templo de Philae al volver. Nos salió por 637.5 LE por persona sin contar la entrada a los templos. Hay opciones más baratas que te llevan en bus compartido, nosotros teníamos una mini van para nosotros solos. Teniendo en cuenta que son unas 6h de viaje más unas 3h para ver los templos conviene ir temprano (nosotros salimos a las 5:30, los buses compartidos salían a las 4 y tardan un poco más). Una opción más rápida y cómoda, pero más cara, es ir en avión hasta Abu Simbel. Y allí ya pillar transporte hasta el templo.

Templos Abu Simbel

Los hemos visto todos en imágenes ya sea en la TV o en los libros de texto de historia pero verlos en persona impresiona mucho más. La entrada son 255LE en esta época del año, 133LE si eres estudiante. Desde la zona de la cafetería hasta la entrada al templo hay unos 5minutos en los que atraviesas un bazar. Luego ya está la oficina de entradas y otro paseo junto al lago Nasser te lleva hasta las puertas del templo. Sin duda merece la pena el viaje de 3h desde Aswan. El templo fue movido piedra a piedra antes de construir la gran presa para que no quedara sepultado bajo el agua. La reconstrucción es perfecta y el entorno ha sido preservado lo máximo posible. Tras una caminata rodeando la montaña está el templo de Ramses II y a su derecha el templo de Hathor. Las fotos son bonitas pero la sensación de estar ahí dentro en una construcción tan impresionante y antigua es algo difícil de explicar. Ver todo aquello que has leído y que vagamente recuerdas del instituto: los símbolos, jeroglíficos, dioses y demás. Indescriptible. Mínimo 90 minutos para ver ambos templos, con 2h más que de sobra.
 
Gran Templo Ramses II



Hathor Temple

Templo Philae

Ya a las afueras de Aswan se encuentra este templo en una localización envidiable, una isla en medio del lago. También tuvo que ser movido por la construcción de la presa. De hecho, con la antigua presa el templo se inundó unos metros y las visitas por aquellas se hacían en barca. El templo se trasladó a una isla cercana ya por encima del nivel del lago. La entrada son 180LE. Pero añade lo que te cuesta el barco hasta la isla que puede variar desde las 20 hasta las 60LE por persona. El paseo en barca es muy agradable entre las islillas del lago y con el templo de fondo. Es un templo bastante más grande que los de Abu Simbel. Esta dedicado a la diosa Isis. Algunas de sus construcciones datan de la época romana y en algunas de sus paredes se pueden encontrar cruces ya que se usó como iglesia en su momento. Planea mínimo 60min para verlo, pero mejor si son 90. 
 
En Philae



Tren hasta Edfu

El transporte público de cualquier país siempre es una experiencia, en Egipto no iba a ser menos. Me sorprendió que en la estación al comprar los billetes hablaran perfecto inglés. Pillamos billetes de segunda clase por 35LE cada uno un trayecto de 2h. Para consultar horarios esta página suele estar bastante bien y actualizada.  Los trenes son antiguos y los asientos todo menos limpios pero la verdad que cómodos son. No sé cómo serán los vagones en primera. En el vagón éramos los únicos turistas. Lo que deberían haber sido 90min fueron dos horas pero por lo demás el viaje estuvo bien. Y por el precio (menos de 2€) pues poco más se puede pedir.
 

Edfu

La estación de tren está en la orilla este del Nilo mientras que la ciudad está en el oeste. Para llegar hasta allí cogimos dos tuk-tuk por el mismo precio que el billete de tren. En 10minutos llegamos a la otra orilla tras cruzar un largo puente sobre el Nilo. Si Aswan me había parecido una ciudad tranquila, llegar a Edfu ya por la noche fue un golpe de actividad y bullicio. Sin duda me recordó a la India y otros lugares de caos en el tráfico rodado y no rodado. Por supuesto a un nivel mucho menos agobiante. Eran poco más de las 18h y el Souq estaba en pleno rendimiento. No vimos a ni un solo turista en nuestro camino al hotel. Cuando salimos a dar una vuelta por la ciudad, el centro de atención éramos nosotros y todo el mundo nos saludaba y daba la bienvenida. Tanto fue así que encontramos a un hombre en el Souq que hablaba español y acabamos yendo con él a una pre-boda egipcia. Caminando por las callejuelas de en medio del pueblo acabamos en toda la fiesta rodeados de unas 200 personas, bueno, hombres. Allí nos sentaron y disfrutamos de música en directo y de las miradas de todos ellos. Fue una noche y una experiencia de las que se quedan bien grabadas en la memoria.
 
Por Edfu

En la boda

Itinerario


You May Also Like

0 comments