Pompeya: vistando historia preservada por cenizas

by - junio 08, 2022

Pompeya es un lugar que por nombre e historia mucha gente conoce, ciudad a pies del monte vesubio destrozada por una erupción volcánica. Pero si algún día te acercas a visitar las ruinas de Pompeya te va a romper todos los esquemas que tenías en la cabeza. Al menos, yo me esperaba encontrar una cosa bien diferente a la que se encuentra a pocos kilómetros de Nápoles. Igual es que mis expectativas simplemente eran las de un complejo de ruinas más, famosas por la destrucción volcánica, pero no me esperaba encontrar un lugar tan cautivador incluso bajo el sol abrasador de agosto. Las grandes calles, la conservación de las casas, los frescos y mosaicos, teatros, anfiteatros en una enorme ciudad en la que se paró el tiempo hace casi 2000 años. En las siguientes líneas os cuento mis impresiones, una propuesta de itinerario, así como algunos consejos para que te animes a visitarla.

Por las calles de Pompeya


En esta entrada: 
Un poco de historia
Lugares de interés: mapa e itinerario

 

Un poco de historia

Pompeya (o Pompeii en italiano) es una ciudad que se cree se fundó en el S.VII aC por los oscos y por la que pasaron los griegos y los etruscos hasta que llegaron los samnitas en el S. IV aC. Tuvieron lugar las guerras samnitas y pasó a ser ciudad aliada de los romanos a principios del S.III aC. Durante esta época la ciudad cobró importancia como paso de mercancías y fue creciendo su población. En el año 80 aC se convirtió en colonia de la antigua Roma. En el año 59, ya de nuestra era, se produjeron altercados en el anfiteatro de los que hay constancia de varios muertos y heridos, esto hizo que Nerón, emperador de la época, prohibiera las exhibiciones en el mismo por diez años. Esto fue revocado en el 62 cuando la ciudad sufrió un importante terremoto que la dejó en ruinas he hizo que mucha gente evacuara la ciudad (se calcula que unas 20mil personas). Diecisiete años después, probablemente a finales de octubre, el volcán Vesubio erupcionó. Aún no se había reconstruido la ciudad por completo y por suerte no muchos de los que huyeron habían vuelto, pero aun así perecieron unas 2000 personas por la lluvia de cenizas y los piroclastos. No es hasta finales del SXVI cuando el arquitecto Fontana se encontró las ruinas, pero no es hasta 150 años después cuando se empieza la excavación y exploración adecuada. Hoy en día todavía quedan unas 20 hectáreas por excavar de esta antigua ciudad.

 

Consejos e impresiones

  • Las ruinas de Pompeya están a unos 20km de Nápoles y se pueden llegar hasta ellas en transporte público como bus o tren. Si vas a visitarlas en coche de alquiler o propio y no te importa caminar puedes encontrar aparcamiento gratuito en el supermercado MD de la Viale Unità d'Italia. Existe aparcamiento de precio fijo por toda la ciudad nueva.
  • Hay tres entradas al complejo de las ruinas. Yo te recomiendo la de la piazza Anfiteatro, la que está más al este. Es la que menos cola tiene y la que al acceder no te vas a encontrar con hordas de turistas.
  • Por las calles aledañas te van a intentar vender tours conjuntos a ver el monte Vesubio, audioguías, mapas e itinerarios. Muchas veces parece que son las billeterías oficiales del complejo, pero se trata de compañías privadas que te van a intentar sacar unos eurillos extra.  Los billetes para entrar solo a las tres puertas del complejo.
  • Si las visitas en verano es mejor hacerlo por la tarde ya que hay muchos menos turistas y posibilidad de que haga menos calor. Lleva mucha agua en la mochila, calzado cómodo y algo para taparte del sol. Hay fuentes de agua por todo el recinto.
  • Calcula que mínimo vas a estar unas 2-3h visitando las ruinas, aunque puede ser bastante más si quieres ver absolutamente todo.
  • Antes de tu visita entra en la web oficial para comprobar los horarios, los billetes (puedes comprarlos online), descargarte el mapa, la guía de las excavaciones y ver qué casas y palacios son los que están abiertos al público y en qué horarios.
Entrar a las ruinas de Pompeya es entrar a una ciudad de hace casi 2000 años que ha sido preservada por una catástrofe natural. No esperes encontrar cuatro piedras y algunas columnas. Es una ciudad grande de casi 100 hectáreas, con sus calles grandes, sus callejuelas más pequeñas y casas de todo estilo mejor o peor conservadas. También hay templos, santuarios, tiendas, teatros, anfiteatros, vamos lo que venía a ser una ciudad romana de la época. Si hace calor puede resultar complicado meterse en la experiencia de andar por los restos de una ciudad tan antigua pero tan bien conservada, pero haciendo un poco el esfuerzo creo que es un lugar magnífico que facilita el comprender e imaginar cómo vivía la gente en aquella época más allá de las cuatro cosas que te enseñan en el colegio. Una visita totalmente recomendable.
 
Mapa de Pompeya (de la web oficial)

 Lugares de interés e itinerario

En el mapa que podéis ver arriba se observa que las ruinas están divididas en 9 regiones cada una con su correspondiente número romano. El itinerario que propongo empieza en la región II, ya que la entrada de la piazza Anfiteatro da justo a esa zona. Debajo planteo un recorrido de los lugares más importantes (en negrita) de los que indicaré su región entre paréntesis. Estos estaban abiertos durante mi visita y puede ser que cuando vayas no estén abiertos, así que comprueba siempre el mapa de la web oficial de los edificios abiertos. El recorrido se tarda en realizar unas tres horas, dependiendo de lo rápido que vayas, lo concurrido que esté y el calor que haga.

También te puede interesar: Malta en 6 dias


A la entrada del complejo nos encontraremos con el Anfiteatro (II) a nuestra derecha. Se trata del anfiteatro romano más antiguo que se conoce y data del 70 aC, podía albergar hasta 20mil espectadores. Se conserva en bastante buen estado y en mi opinión es de lo más impresionante del complejo. Justo en frente tenemos el Gimnasio Grande (II), una gran plaza amurallada rodeada por un pórtico que impresiona bastante. Si seguimos hacia el norte hasta la via dell'abondanzza pasaremos entre el foro boario y las propiedades de lullia Felix, un antiguo viñedo lo primero y una de las primeras casas excavadas la segunda. En esta enorme calle, una de las principales de la antigua ciudad se aprecia perfectamente la existencia de aceras y de una especie de pasos de cebra que permitían a la gente cruzar sin  pisar la calle repleta de desperdicios y basura. Una vez en la calle continuaremos a la izquierda (hacia el oeste) hasta encontrar a nuestra izquierda la casa de la Venus en concha (II), una  mansión con un fresco perfectamente conservado que da nombre a la misma. Si continuamos la calle nos encontraremos con la impresionante Quinta de Octavius Quartio (II), una casa enorme con su jardín y distintas dependencias de las que llama la atención las referencias a la diosa egipcia Isis. Si seguimos avanzando por la via dell'abondanzza llegamos hasta la Casa y Thermopolium de Vetutius Placidus (I) que tendremos a nuestra izquierda, se trata de un local donde se servían comidas y bebidas calientes. Si te vas fijando en las paredes de la ciudad vas a encontrar restos de anuncios de comercios y esculturas de penes. Estas se cree que eran símbolo de buena suerte. Por esta zona hay uno que seguro encuentras. Un poco más adelante y girando a nuestra izquierda tenemos la Casa del Efebo (I) que contiene un gran triclinio en el jardín.  Volvemos a la via dell'abondanzza y continuamos dirección oeste nos encontramos con la Casa de Larario de Aquiles (I) con unos frescos y unos mosaicos maravillosos. 

Piedras a modo de pasos de cebra



Thermopolium de Vetutius Placidus

Continuando el recorrido giramos a la derecha en la via stabiana (hacia el norte) hasta llegar a las termas centrales (IX), que se encontraban en construcción en el momento de la erupción. Si giramos a la derecha en la via di Nola y luego en la primera a la izquierda y a la derecha de nuevo llegamos hasta la Casa de Orión y el Jardín (V), para entrar aquí hay que reservar ticket online y es una visita guiada cada 20 minutos. Destaca el mosaico que da nombre a la casa de Orión convirtiéndose en la constelación por Zeus. Saldremos a la via di Nola de nuevo y volveremos sobre nuestros pasos al cruce con la via stabiana y esta vez giramos a la derecha (norte) por la via del vesuvio hasta girar a la izquierda en el vicolo di mercurio y encontrar la casa de los amorcillos dorados (VI), de la que destacan su jardín y un hall con mosaicos y frescos. Continuamos por esta callejuela hasta dar con una de las mayores casas de toda la ciudad antigua: la casa del fauno (VI). En ella veremos la inscripción de bienvenida (HAVE), y copias de la estatua del fauno y del mosaico de la batalla decisiva entre Alejandro Magno y el rey de Persia. Nos vamos hacia el sur hasta la via della Fontana y la cogemos dirección este hasta la casa del antiguo cazador (VII), con frescos con tonalidades pastel y escenas de caza. Volviendo sobre nuestros pasos por la via della fortuna llegamos al cruce con el vicolo del foro hacia el sur que cogeremos hasta llegar al magnífico foro (VII). Esta zona es para perderse por los santuarios de los alrededores (como el de Apolo o el del Lar público) y las estancias donde han recopilado infinidad de ánforas como es el granario o la imponente estatua del centauro. 
 
Mosaico en la casa del fauno

Foro

 Continuamos hacia el sur por la via dele scuole hasta luego girar al este en el vicolo della regina. Continuamos por esta calle hasta llegar a una de las zonas que más me impactaron (quizás porque no pensaba encontrar nada más a estas alturas de la visita). Tenemos el foro triangular (VIII), el santuario de Apolo y Atena (VIII), el gran teatro (VIII), los barracones de los gladiadores (VIII) y el pequeño teatro (VIII). Y digo que me impresionó por la magnitud y conservación de todo ello. Caminar entre dos teatros y unos barracones super extensos es una experiencia loca. Volviendo a la via del templo d'iside caminamos dirección este por le vicolo del menandro hasta encontrarnos la casa de los amantes (I),su nombre viene de una inscripción que se encontró en un cuadro que decía: “Amantes, ut apes, vitam melitam exigunt” o lo que es lo mismo los amantes, como las abejas, llevan una vida tan dulce como la miel. Lo curioso de esta casa es su doble peristilo (dos pisos) que es única en Pompeya. Pegada está la casa del Menandro (I), con un jardín imponente y frescos de la Ilíada y Odisea en las paredes. Continuamos este por la via di castricio hasta dar con la enorme y de reciente apertura casa de la nave Europa (I). Esta casa tiene un enorme jardín donde se cultivaban todo tipo de alimentos, así como habitaciones para animales. Su nombre viene de una pintura en una de las paredes en la que se ve un barco carguero con el nombre de Europa. Para acabar la visita viramos al sur hasta el jardín de los fugitivos (I), un jardín donde se cultivaban flores que luego usaban como ungüentos y perfumes. Al fondo del jardín se encuentran los moldes de yeso de 13 personas que fueron encontradas en la zona intentando refugiarse de las cenizas y los piroclastos. Se han podido hacer estos moldes ya que se vio que las personas dejaron huecos en la ceniza endurecida y piedra pómez, lo que aprovechó el arqueólogo italiano Giuseppe Fiorelli generando un sistema capaz de hacer copias de yeso de estos "huecos". El resultado es fascinante e incluso permite ver las posturas y expresiones. Un buen final para una visita que seguro disfrutarás.
 
Teatro Grande

Moldes de yeso de la víctimas del volcán

Para cualquier duda o pregunta que os surja podéis escribir un comentario o contactar por redes o la página de contacto. Si te ha gustado y ayudado lo que has leído y quieres invitarme a un cafecito lo puedes hacer pinchando aquí.

 





You May Also Like

2 comments

  1. Alguna gente me había comentado que Pompeya defraudaba. No fue muy caso, fue uno de los lugares que más me impacto en mi visita a Italia. Realmente me puso los pelos de punta.
    Muchas gracias por compartir con todos estos lugares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad que me esperaba otra cosa y me sorprendió muy gratamente. Me pareció un lugar mágico que merece mucho la pena visitar (y eso que el sol abrasador lo ponía difícil). Gracias por el comentario

      Eliminar